Cercanía

El valor y el activo más importante de toda institución son los miembros que la componen, las personas.

Es esencial que todos los integrantes de nuestra universidad se sientan identificados con sus ideales y orgullosos de pertenecer a ella. Sin ilusión, sin el compromiso de todas las personas que integran nuestra universidad, es imposible alcanzar la excelencia a la que todos aspiramos. Como ya se ha comentado, si hemos sido capaces de superar los efectos de la grave crisis que ha golpeado a todo nuestro entorno y, por supuesto, a nuestra universidad, ha sido gracias al trabajo y el sacrificio de todas las personas que formamos la UAH. Nos hemos visto sometidos a una enorme presión, que nos ha exigido importantes esfuerzos económicos, laborales y académicos, y hemos logrado superar esta grave situación. Creo que este es el momento de trabajar nuevamente con ilusión para tratar de restañar los daños causados en estos últimos años, y de avanzar hacia el futuro.