Programa Electoral

Conoce en detalle el programa electoral de José V. Saz

Me presento como candidato a las elecciones a rector de la Universidad de Alcalá con el firme compromiso que siempre he mantenido con nuestra institución y con la gran ilusión de, si así lo decide la comunidad universitaria, poder ofrecer mi experiencia, mi trabajo, mi esfuerzo y mi dedicación para avanzar en la construcción de un nuevo proyecto, moderno y atractivo, centrado en las personas y comprometido con la sociedad que nos permita alcanzar las cotas de excelencia que todos deseamos para nuestra institución.

El valor y el activo más importante de toda institución son los miembros que la componen, las personas. Es esencial que todos los integrantes de nuestra universidad se sientan identificados con sus ideales y orgullosos de pertenecer a ella.

En el momento actual es imprescindible, en particular, disponer de un plan integral que aborde, de una forma global y completa, todas las infraestructuras del Campus Científico-Tecnológico, y que incluya la mejora y optimización de todos los elementos del mismo (viales, ajardinamiento, edificios, dotaciones docentes y de investigación…). También se necesita realizar un adecuado mantenimiento de los edificios del Campus de la ciudad y cuidar de forma muy especial todos aquellos que forman parte de nuestro patrimonio histórico. En Guadalajara, el desarrollo del nuevo campus es una auténtica prioridad, por lo que será necesario mantener e intensificar las negociaciones con las autoridades políticas hasta lograr que se inicien las obras del nuevo campus. Para toda nuestra universidad, en su conjunto, es fundamental mejorar la gestión de todas las infraestructuras y realizar un aprovechamiento racional de las mismas.

La docencia y la investigación son las dos actividades fundamentales que constituyen nuestra razón de ser como Universidad. La sociedad nos confía la formación de los profesionales al más alto nivel y espera que pongamos todos los medios humanos y materiales que tengamos a nuestro alcance para conseguirlo. Durante los últimos años, en los que la crisis económica ha atacado duramente a nuestro país, las directrices del presupuesto de nuestra universidad se han centrado en intentar, al menos, garantizar su funcionamiento normal.

Los actuales sistemas de calidad tienen su origen en la revolución industrial, a finales del siglo XIX. Con el desarrollo de los procesos industriales, estos se fueron volviendo cada vez más complejos y fue necesario establecer protocolos y procesos que garantizaran la obtención de un buen producto: una “buena calidad”. De acuerdo con este criterio y de forma progresiva, se comenzó a emplear el término Control de Calidad, lo que significaba desarrollar el conjunto de procedimientos necesarios para verificar que las acciones se realizaban de la forma más adecuada para obtener el mejor producto y, además, que esto ocurría sistemáticamente. A finales del siglo pasado, tras casi un siglo, la calidad incorporó un nuevo concepto: la satisfacción del cliente con el producto.

La universidad es, y ha sido a lo largo de la historia, un agente fundamental en el desarrollo y el progreso social, por lo que está obligada a implicarse de forma activa en todas las acciones que supongan una mejora sustancial del ser humano y de la sociedad. Naciones Unidas definió en 2015 los objetivos de desarrollo sostenible en la denominada Agenda 2030. Esta agenda se concreta en diecisiete objetivos de compromiso social y con el entorno; la universidad, como institución, no puede mantenerse ajena a ellos y debe comprometerse en la consecución de estos objetivos mediante el desarrollo de políticas que, en la medida de sus posibilidades, contribuyan a las que realiza el conjunto de la sociedad. La agenda 2030 contempla entre otros objetivos: el fin de la pobreza y del hambre en el mundo, lograr una sociedad saludable, un trabajo digno para todos, la desaparición de las desigualdades, y especialmente las de género, el desarrollo de políticas medioambientales eficaces y la lucha contra el cambio climático y una educación de calidad e inclusiva.