Personas cercanas y con vocación

Una vida se escribe gracias a lugares y personas que nos han ayudado a encontrar nuestro propio camino. Unos efímeros y otros inolvidables. Esos lugares que hemos caminado sus calles y sus plazas, que nos han visto nacer, estudiar o desarrollarnos como profesionales; y esas personas, a quienes hemos admirado por su generosidad, su conocimiento, su sabiduría o su humanidad. Para mí, los lugares y las personas que escriben la historia de mi vida comparten una misma palabra: Universidad. Recuerdo como si fuera hoy el primer día que me senté en un aula de la Facultad de Medicina. La grandiosidad de la institución y sus profesores, la responsabilidad por dar lo mejor y la generosidad de toda aquella promoción de Medicina que despertó en mí la vocación de servicio como si de una familia que cuida y protege se tratase.

La Universidad de Alcalá es una de las protagonistas de nuestras vidas, a la que dedicamos los mejores años de nuestra vida y a la que cuidamos y sostenemos con nuestro trabajo y ejemplo. Cuatro décadas después de esa primera vez en un aula como estudiante le han seguido cientos de primeras veces como profesor, porque cada clase es una nueva pregunta por resolver, una nueva curiosidad por satisfacer y un nuevo reto personal por mantener la ilusión y las ganas de aprender y de enseñar.

Hacemos Universidad cuando varias generaciones nos reunimos para pensar, debatir y servir, con una vocación que nos empuja a mejorarnos como personas y como profesionales. Y unas veces aprendemos y otras enseñamos. Unas veces somos tripulación y remamos como uno más y otras tomamos el timón. A lo largo de una vida nuestra responsabilidad dentro de un equipo va cambiando, pero nuestra vocación sigue firme porque somos Universidad allá donde vamos y forma parte de nosotros.

Hace cuatro años depositasteis en mis manos el timón de nuestra Universidad y juntos hemos remado para salir de una de las crisis sanitarias y económicas globales más importantes de las últimas décadas. Dos manos no pueden mover un barco de varios siglos de historia, pero decenas de miles de manos lo hemos hecho posible. Nuestra vocación de servicio -a pesar de lo fuerte que la pandemia ha arreciado en nuestros hogares y entre nuestros amigos- ha sido ejemplar. Hemos creado una gran cadena humana que ha llegado a todos los rincones de nuestra Universidad y nos ha permitido continuar trabajando por enseñar, por aprender, por inspirar y por liderar. El compromiso de nuestra vocación de servicio es compartido y se ha demostrado una vez más. Siento un grandísimo orgullo de poder formar parte de esta gran familia que formamos en la Universidad de Alcalá.

A pesar de los inconvenientes de esta nueva época que nos separa físicamente, pero nos une virtualmente, que nos impide estrechar manos, pero ha enseñado a nuestros ojos a sonreír por encima de las mascarillas, la Universidad sigue avanzando. Nuestro compromiso con un futuro sostenible, guiado por el esfuerzo y la excelencia, con vocación de servicio, y espíritu de liderazgo. Pero, sobre todo, seguimos avanzando con un proyecto hecho por y para las personas. Y este es el mejor de los caminos que podemos seguir compartiendo en nuestras vidas.

El proyecto que os presento a continuación -para los cuatro próximos años- es la suma de las ideas de mejora de muchas personas de todos los ámbitos de nuestra Universidad. Ideas que nacen de vuestro día a día y que podemos hacer posible con vuestra ayuda. Confío que depositéis en mí vuestro voto y juntos sigamos avanzando. Sabed que daré lo mejor de mí para ser merecedor de vuestra confianza y trabajaré sin descanso por nuestra Universidad de Alcalá, porque es tanto lo que tengo que agradecerle que, aunque toda una vida de servicio pueda no ser suficiente, es la mejor forma de honrar el regalo de estar vivos.

Liderazgo

Una de las grandes lecciones que la pandemia COVID-19 nos ha dejado es que nuestra Universidad no tiene límites. Estudiantado, profesorado y personal de administración y servicios (en adelante PAS) hemos continuado con nuestro deber incluso en las peores circunstancias y dando lo mejor de nosotros mismos. El compromiso con el conocimiento sin límites, el esfuerzo por alcanzar nuevas metas, la apuesta por un entorno de todos y para todos -en igualdad y sin discriminación alguna por edad, género, religión o discapacidad- y la excelencia de quien no se conforma representan los cuatro ejes cardinales que marcan el rumbo de nuestra Universidad.

Y esos cuatro ejes -compromiso, esfuerzo, sostenibilidad y excelencia- son los que hacen posible que la Universidad de Alcalá sea una referencia dentro y fuera de España en numerosos campos científicos, sociales y culturales. Un liderazgo dinámico que lo protagonizáis toda la comunidad universitaria con vuestro trabajo diario, inculcando con vuestro ejemplo lo que significa pertenecer a una universidad centenaria como la nuestra. Somos una universidad de liderazgos activos que se ejemplifican en personas, grupos de investigación y grupos docentes, Facultades y Escuelas, departamentos y centros de investigación. Este efecto tractor de liderazgo nos ha llevado a formar parte de las mejores universidades del mundo según los rankings “QS World University Ranking” y “Times Higher Education World University Ranking”.

La UAH está posicionada entre las 250 mejores universidades del mundo en empleabilidad, según el “QS Graduate Employability Ranking”. Nuestro grado en Fisioterapia aparece en la primera posición en España, según el ranking que elabora cada año el diario ‘El Mundo’ en su suplemento ’50 carreras’. Contamos con 9 Másteres que se imparten en la UAH figuran entre los mejores de España, según el ranking de 'El Mundo'. Además, la UAH se posiciona entre las mejores universidades del mundo en 10 ramas y áreas de conocimiento, según el prestigioso ranking “QS World University Ranking by Subject“ y se sitúa entre las mejores universidades de Europa en calidad docente, según el Times.

Somos una universidad sostenible reconocida internacionalmente por el “UIGreenmetric World University”, que nos define como una de las mejores universidades del mundo en políticas de sostenibilidad medioambiental. Y esto lo hemos alcanzado gracias a nuestro compromiso, esfuerzo, sostenibilidad y excelencia con nuestro trabajo diario y el de varias generaciones de personas que han hecho de nuestra UAH una cantera de liderazgos.



"Nuestra vocación sigue firme porque somos Universidad allá donde vamos y forma parte de nosotros"

"Compromiso, esfuerzo, sostenibilidad y excelencia- son los que hacen posible que la Universidad de Alcalá sea una referencia dentro y fuera de España"